CAPÍTULO 4

Andamos, hablamos, comemos y hasta dormimos rápido. Es una realidad.

Realizamos cada tarea pensando en la siguiente, apenas nos permitimos disfrutar de lo que tenemos entre manos. Tenemos que ser eficientes, multitarea, polivalentes y sabelotodo pero sobre todo tenemos que ser rápidos; lo más rápidos posible porque hoy en día gana la inmediatez: lo pienso – lo necesito y lo quiero YA.

Pero, ¿Qué ocurre cuándo esta velocidad nos produce demasiado vértigo?

¿ Existe de verdad alguna fórmula para «ralentizar» este ritmo frenético?

He escrito un manual y quiero compartirlo contigo a través del BLOG.

De qué va mi manual. Se trata de un breve y corto manual de supervivencia diaria que puede ayudarte a manejar las emociones que vivimos en nuestro día a día, de una forma sencilla, práctica y divertida. Espero que a través de esta guía te sientas igual de humana que me siento yo en este mundo loco donde todo ocurre tan deprisa, pero sobre todo deseo que mi propia experiencia pueda serte útil en algún momento de tu camino.

Para qué puede servirte. Para dejar de sentirte diferente y descubrir que todos, absolutamente todos, pasamos por situaciones que nos hacen experimentar emociones de la misma manera. Para saber qué opciones podemos elegir a nivel emocional en algunas de las circunstancias a las que nos enfrentamos a diario. O sencillamente, como entretenimiento cuando no tengas otra cosa que hacer.

10 MANERAS DE LIBERAR EMOCIONES Y SENTIRSE EN PAZ

“Breve manual de supervivencia moderna”

CAPÍTULO 4 – EL MODO «SLOW»

Slow. Hoy en día estamos acostumbrados a querer, pedir y tener todo rapidito. Basta un golpe de clic, un chasquido o un mensaje para poner en marcha la máquina imparable contra el tiempo. Porque gana el más rápido. Y así nos pasamos la vida, buscando qué caja del super va más rápido para al final, acabar desesperados …en la más lenta.

Andamos, hablamos, comemos y hasta dormimos rápido. Es una realidad, que agota. Y mucho.

Eso de vivir / estar aquí y ahora , disfrutar el momento presente, es algo que nos han vendido hasta la saciedad y reconozco que incluso hasta a mí llega a parecerme demasiado, sin embargo, aceptar, comprender y llevar a la práctica ese concepto de una forma consciente nos ayuda a evitar comederos de cabeza sin fin, historias interminables , estrés y ansiedades variadas en los que nos habituamos a ( mal) vivir demasiado a menudo. Créeme. Experiencia propia. Vivimos demasiado en el segundo futuro a este.

Solía caer en esa trampa hasta el punto de sentirme exhausta.

Mariló, tienes que pulsar «pause» más a menudo…

Así que decidí por mi propio bienestar poner la palabra CALMA en mi vida de forma prioritaria.

Y, ¿Qué pasó? Pues boom! que fue un éxito total y rotundo!!! Prisas, las necesarias, momentos presentes de disfrute….todos para mí!.

Pero, ¿cómo activar el modo «slow»?

Te dejo 5 tips que practico a diario y que pueden servirte para volver a tu momento presente.

1.- Respiro. Agradezco

Abro los ojos y antes de poner un pie en el suelo y respiro profundamente. Inhalo y exhalo varias veces, observo la habitación, recuerdo lo que he soñado, hago un breve escaneo de mi cuerpo. Es un momento también para AGRADECER este nuevo amanecer, lleno aventuras.

Practico Tapping ( la acupuntura emocional sin agujas) a diario.

Foto de Roberto Nickson en Unsplash

2.- Cuido mi mente. Cuido mi cuerpo.

Me gusta poner el reloj con tiempo y tomar una ducha exprés antes de prepararme.
Es un espacio especialmente bueno para meditar. Siento cómo cae el agua sobre mi cabeza, cómo es la temperatura, cómo me limpia, el ritmo al que cae… Suelo terminar siempre con agua bien fría para despertar todos mis sentidos.

Uso productos naturales y respetuosos con mi piel y medio ambiente, me hace sentir bien.

Gel de Ducha de Salad Code

Y cada día sí o sí hidrato mi piel a través de un suave masaje con hidratante corporal y por supuesto facial.

Cuando lo hago aprovecho para realizar algunas afirmaciones positivas acerca de mi cuerpo: también le agradezco que funcione, que ande, que piense , que esté vivo, que me permita disfrutar de esta vida, que esté sano…

Cada vez que decides vivir este momento, te estás dando la oportunidad de volver a disfrutar tu presente, a tu yo.

3.- Pienso con Calma. Actúo «Slow»

Qué importante cuidar nuestros pensamientos! Mantenernos en calma con la vorágine del día a día es una tarea complicada así que intento mantener la mente en estado observador y positivo. ELIJO la opción. Y sencillamente de todas es la mejor.

Quedarse estancado en una emoción no es nada saludable, así que DECIDO vivirlas y liberarlas, las exhalo en el momento. Suelto carga innecesaria. Me quiero libre, en paz, compartiendo desde el amor y desde la buena vibra.

Los aceites esenciales pueden ayudarte en esta tarea – llevo siempre una buena y relajante lavanda en el bolso.

Aceite Esencial de Lavanda Young Living

4.- Pongo color y vida a mi plato

Desde hace un tiempo practico con éxito y felicidad la cocina energética. Desde que descubrí la Macrobiótica mis platos son totalmente distintos y mis hábitos de mesa un disfrute.

Me gusta preparar un plato con color; incluyendo todos los nutrientes y que siempre contenga una buena porción de verduras. Que invite a la buena energía, que me nutra en todos los sentidos.

Genero un buen ambiente y en ese momento olvido la tele, el móvil. Mastico cada bocado varias veces, saboreo.

Este tipo de alimentación aporta equilibrio, energía, paz y calma.

Desayuno

5.- Disfruto mi momento

Entreno 5 días a la semana. Y es mi momento favorito del día. A veces ejercicio de fuerza, otras hago unos largos y otras practico yoga. En cada uno de mis entrenamientos respiro, focalizo, me concentro y siento como mi cuerpo se ejercita con cada movimiento. Esto no sólo me hace disfrutar mucho más de esta parte del día que me libera y me desconecta sino que multiplico x 10 los beneficios de cada movimiento.

Crear tus momentos «slow» te ayudará a estar presente, observar muchas cosas de tu día a día que quizás antes te pasaban desapercibidas, reducirás los estados de ansiedad, te ayudará a generar tiempo de calidad y sobre todo te llevará a disfrutar de una vida más plena.

Hay tanto por añadir! Meditar, pasear, andar descalzos por la arena, bailar…

Y ahora qué, te apuntas conmigo al movimiento slow…¿?

Dedicado a todas aquellas personas que me han acompañado y las que me acompañan cada día, para aquellas que liberan sus emociones y las que están comenzando a hacerlo. Para las que aún no han descubierto su camino, pero están a punto de descubrirlo…. Gracias.

Escrito y publicado por Mariló Parrilla 2022 ©

No olvides seguirme en mi cuenta de Instagram https://www.instagram.com/mariloparrilla/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *